"Juan estaba vestido con una piel de camello y un cinturón de cuero, y se alimentaba con langostas y miel silvestre. Y predicaba, diciendo:" (Mc 3,6)

19 de noviembre de 2009

"Mi Refugio es el Señor" - Estudio Bíblico basado en Nahum 1,7

La versión paulina de la Biblia (Santa Biblia de San Pablo aprobada por la Conferencia Episcopal Española) expresa Nahum 1,7 de la siguiente manera: “El Señor es bueno, un refugio en el día de angustia; Él cuida de los que a Él se acogen”. Preciosa declaración que en si misma es un refugio en el contexto de ira en que la encontramos al comienzo del libro de Nahum. Pero antes de iniciar con Nahum 1,7 la serie de estudios bíblicos de “miel y langostas” es importante observar algunas cosas, especialmente a fin de evitar la “eiségesis” (exactamente lo contrario a la “exégesis”) es decir, hacerle decir a la Biblia lo que en realidad no dice sino que es expresar el propio pensamiento usando mal la Sagrada Escritura. Muchas veces metiendo en el medio al Espíritu Santo como una suerte de avalista de la propia ignorancia y falta de voluntad en el estudio bíblico. La ignorancia no es una virtud y se transforma en un gran defecto cuando el conocimiento está disponible. Comenzaré usando un método de cuatro pasos para desarrollar los estudios bíblicos.


I Contexto:
El libro de Nahum no aparece citado en el Nuevo Testamento, probablemente debido a su mensaje de tipo nacionalista como una dificultad a la difusión de la universalidad misericordiosa de Dios en Cristo Jesús. Tampoco aparece en la Liturgia, probablemente influida por esta cuestión de no ser citado Nahum en los Escritos de la Nueva Alianza. Está entre los profetas menos tratados por los Santos Padres junto a Ageo y Abdías. Sin embargo, san Jerónimo lo consideró como su nombre lo indica: consolador “Nahum interpretatur consolator” (cf. Patrología Latina 25, 1231). El obispo de Toledo, san Julián, lo comenta en el siglo VII (cf. Patrología Latina 96, 706). En el siglo XI encontramos la “Expositio” sobre Nahum de Teofilacto sobre la universalidad de la justicia Divina (cf. Patrología Griega 126, 969).
Por otro lado, la crítica textual a partir del siglo XX ha visto el salmo introductorio como diferente al resto del libro debido a su artificio literario, pero se ha comprobado que el estilo y el vocabulario del salmo no difiere mucho del resto del libro, por lo tanto es recomendable considerarlo todo como de un mismo autor y una misma época, ya que no hay suficientes elementos para desarmar su unidad y coherencia. Al comienzo el libro del profeta se define como un “massah”, una visión, un libro. Redactado probablemente después del 632 aC, fecha en que Asurbanipal encendió la llama del nacionalismo de Israel.
En cuanto al hagiógrafo, es muy difícil identificar con exactitud la aldea de Elcós, la patria del profeta. Algunos estudiosos especularon con la aldea árabe de Al Ovosh, cerca de Mosul en el Irak actual. Eusebio de Cesarea y san Jerónimo la ubican en el Reino del Norte. Una gran tentación: Cafarnaum (significa: ciudad de Nahum), pero no hay ninguna prueba documentaria o arqueológica de que fuera la patria del profeta.

II Comentario:
Metiéndonos ya en el salmo de Nahum (1,2-8) encontramos que es un himno de alabanza que presenta a Dios como “celoso y vengador” (vv. 2-3); luego describe una teofanía de Dios entre hechos extraordinarios de la naturaleza (vv. 3-4) y finalmente muestra los atributos divinos de la bondad, la protección y la misericordia para con los creyentes (v. 7) en contraste con la ira para con los impíos (v. 8). El salmo es de tipo alfabético o mejor dicho alefático, es decir, que cada frase comienza con una letra del alefato hebreo, aunque en este caso no lo abarca completamente. Se ha pensado que podría tratarse de un himno litúrgico hebreo, pero no es seguro.

III Actualización:
Ahora, nos involucramos de lleno en el versículo 7: “El Señor es bueno, un refugio en el día de angustia; Él cuida de los que a Él se acogen”.
1) El atributo de Dios:
Lo primero que encontramos en el versículo es una definición de la naturaleza de Dios ¡Dios es Bueno! Dios se hizo hombre en Cristo Jesús para mostrar el Rostro bondadoso de la Divinidad. El Señor es Bueno ¡Cuán Bueno es el Señor! Es su esencia, inmutablemente bueno, en los momentos malos podemos confiar en Él simplemente porque es bueno. Jesús en su ministerio público, despojado de sus atributos divinos, en su porte de hombre le dice al joven rico que solo Dios es bueno, que solo Él es el Bueno (cf. Mt 19,17; Mc 10,18; Lc 18,19). El contexto ubica al versículo 7 como una isla entre la tempestad, pero aquí todo está en calma.
2) Lo que es Él para nosotros:
En relación a su atributo, es Bueno. Dios para nosotros es un refugio, una fortaleza en el día de angustia. Puedo mantener la paz interior porque Él es Bueno y confío plenamente en el Señor, a pesar de las circunstancias externas angustiantes, reconozco mi necesidad y me refugio en el Lugar más seguro del Universo: en Jesucristo.
3) Dios con nosotros:
Esta frase de Nahum es “veniente”, la Presencia de Jesús está siempre viniendo hacia nosotros y se queda con nosotros. Dios está con nosotros “Él cuida de los que a Él se acogen”, Él cuida a los suyos, no puede cuidar a los que rechazan su Presencia y protección, es respetuoso de nuestro libre albedrío ¡Él nos cuida porque es Nuestro Pastor, es el Buen Pastor, justamente porque es Bueno y su misericordia es para siempre!
Reconocer la bondad de Dios en nuestro tiempo es todo un desafío, aunque la gente dejó de “temer” a Dios en el sentido de tenerle miedo y eso es un avance (caso típico el infantilismo de pensar que en la Biblia hay dos dioses: El dios castigo del Antiguo Testamento y el dios amor del Nuevo Testamento) sin embargo vivimos en un contexto en que ya no se le teme a Dios pero se le teme inmensamente al hombre. La delincuencia urbana, las drogas, el alcoholismo infantil y juvenil, la promiscuidad sexual, etc. dan cuenta entre otras cosas (falta de contención familiar, de amor, etc.) de la falta de respeto a Dios, la falta de “temor reverente” a Él, que no es miedo, se ha transformado en un temor-miedo-pánico al ser humano empobrecido interiormente que ataca a otro ser humano o lo persigue por su doctrina o lo obstruye en su servicio por envidia. ¡Dios es Bueno!

IV Aplicación:
En primer lugar es importante recordar el contexto del salmo, un contexto de ira. En medio de ese contexto encuentro la Paz de Dios en el Refugio seguro: Dios Mismo. Eso significa, que esto no es una cuestión de alienación ni emocionalismo o euforia temporal, sino que debo reconocer la realidad en la que me muevo y es en esa realidad en la que encuentro el Refugio de Cristo Nuestro Señor. Debo reconocer mis limitaciones y dificultades no en un sentido de autocrítica sino en un sentido de necesidad de Dios porque Él es Bueno y es Refugio, Fortaleza en el día de angustia.
En esto también hay personas que ante la invitación a la Santa Misa o a un grupo o comunidad de vida cristiana de nuestra Iglesia que nos prepara para la Santa Misa dicen que no están preparadas o que esperan estar bien para asistir, eso es absurdo. O son excusas o jamás estarán bien porque, precisamente, el Señor es Refugio en el día de angustia, en los malos momentos. Ese Refugio está en la Iglesia, entre los Suyos porque Él cuida a los suyos. Está en el sacramento de la Reconciliación que es el sacramento de la victoria de Jesús sobre el pecado. Está en la Eucaristía, en la Palabra de Dios, en la oración, en el encuentro con la Presencia Viva del Señor porque ¡El Señor es Bueno, un Refugio en el día de angustia; Él cuida de los que a Él se acogen!

Mauricio Shara
Bibliografía: Comentario Bíblico Internacional, enlaces del blog "miel y langostas" y diversas Biblias de estudio.
Estudio Bíblico bajo GNU Lesser General Public License 3.0

3 comentarios:

  1. Gracias por el comentario. El Señor es Bueno, es para repetirlo interiormente y recordarlo continuamente, El es nuestro refugio porque El es Bueno siempre, siempre, siempre. A veces me viene de decir como en otro salmo "Por qué te quedas lejos y te escondes en las horas de la angustia?" Pero también me viene en ese momento otro pedacito de otro salmo "Tú estás en torno a mí para salvarme". En la Biblia del Pueblo de Dios traducen así un versículo del salmo 111. "En las tinieblas brilla una luz para el justo: Es el Bondadoso, el clemente, el Compasivo"... Más o menos, no es textual.
    EL SEÑOR ES BUENO...
    Con cariño, rosa

    ResponderEliminar
  2. En definitiva Dios es bueno. Dios es refugio. Dios nos ciuda. Gracias por estas palabras que son palabras de vida el Señor tiene palabras de vida eterna.

    ResponderEliminar
  3. El Señor es refugio porque es la Roca de las edades, María es la flor en la Roca y Pedro es la piedra de inicio de la Iglesia. Besito, Flopy.

    ResponderEliminar

Diálogo significa que hay más de una razón para exponer, una conversación entre dos o más personas que manifiestan sus ideas y afectos, también puede ser una discusión. El diálogo nos enriquece, por lo tanto: ¡bienvenida y bienvenido a dejar tu comentario en miel y langostas!

(Por favor, no publicidades ni SPAM)

Visita el Blog desarrollo biblico

Blog desarrollo bíblico

Llamá al (011) 4956-2399 y comunicate con nosotros

"Cómo interpretar la Biblia"

Auspiciado por el Departamento de Pastoral Bíblica Junta Catequística Arquidiocesana de Buenos Aires.